top of page

Conoce los beneficios de aprender otro idioma. No solo es cuestión de comunicación. 

El involucrar a los niños y niñas desde los primeros años en programas de educación bilingüe les da oportunidades poderosas para fortalecer su potencial cognitivo. Es así como el desarrollo de la alfabetización en dos idiomas y la exposición a experiencias culturales diferentes impactan áreas claves de su desarrollo cerebral y fortalecen la atención, la memoria y la capacidad de concentración.

El aprendizaje de una lengua extranjera desde pequeños en un ambiente estimulante y seguro brinda a los niños diferentes beneficios, entre los cuales están:


Visión mundial:

Aprender otro idioma le permitirá a su hijo descubrir la literatura, arte, gastronomía y cultura de otras regiones del mundo; así como el tener una visión global que le permita contextualizar más ampliamente su realidad.


Desarrollo mental:

La inmersión en una segunda lengua le permitirá al niño desarrollar y estructurar un amplio vocabulario, así como fortalecer su capacidad de conocimiento, concentración y creatividad, gracias al fortalecimiento de las conexiones neuronales.


Nuevas oportunidades:

El aprendizaje de idiomas extranjeros abre la oportunidad a los jóvenes para acceder a becas y programas de estudio en el exterior. De igual forma, podrá ser un diferencial positivo al momento de iniciar su vida profesional.


Mejora la autoestima:

El manejo de otra lengua fortalece la personalidad del niño, y le da herramientas para enfrentar y adaptarse a diferentes situaciones y entornos sociales.


Habilidades sociales:

Al poder interactuar con personas de diferentes países, gracias al aprendizaje de otro idioma, le permitirá trabajar y fortalecer sus habilidades sociales y ampliar sus oportunidades laborales.

¿Cuándo aprender?

Eric. H. Lenneberg, pionero de los estudios sobre el componente biológico del lenguaje humano, propuso un período crítico para la adquisición del lenguaje que finalizaba “junto con la pubertad debido a la terminación de la lateralización hemisférica y de la plasticidad cerebral”.

Desde el nacimiento, el hemisferio cerebral dominante se va especializando progresivamente en el lenguaje hasta que, en la pubertad, todas las funciones lingüísticas se concentran en esa parte del cerebro.


“Hoy en día, el bilingüismo es considerado una herramienta tan esencial en la educación de los niños, como lo es el sumar, restar, leer y escribir; ya no es opcional. La adquisición de un segundo idioma se ha convertido en un instrumento que extiende el acceso al conocimiento, la tecnología, la cultura, la literatura; es una ventana a múltiples mundos”

14 visualizaciones0 comentarios