Las grandes ventajas de ser un docente bilingüe.

Actualizado: 27 ene 2020

Hoy en día, el mundo está cada vez más interconectado, y el fenómeno de la globalización viene causando un fuerte impacto en la economía, tecnología, educación y en la sociedad en general. El dominio de un segundo idioma es un requisito fundamental para cualquier profesional; más aún para los docentes, quienes forman a los futuros líderes de un país.

Conocer uno o más idiomas, además del propio, no solo genera un mayor número de oportunidades laborales y de desarrollo profesional, sino que interviene positivamente en el desarrollo de diversas habilidades sociales; además, facilita las experiencias de interacción y de intercambio cultural. Sobre ello, el profesor y experto Julio Valladares, destacó cuáles son las 5 principales ventajas de ser un docente bilingüe:



Permite el acceso a mejores oportunidades de formación

Estudiar en el extranjero o realizar un curso de posgrado es una oportunidad invaluable que muchas veces no puede ser aprovechada por la barrera del idioma. Un docente bilingüe tiene la posibilidad de consolidar sus áreas de experiencia al participar de estos cursos que le permiten un manejo mucho más competente y profesional del tema y, por tanto, brindar una mejor calidad de enseñanza a los alumnos. Además, afirma el docente, en el mundo académico un alto porcentaje de trabajos de investigación están en inglés, por lo que un profesional actualizado y con acceso a bibliografía especializada, estará mejor capacitado.


Amplía tu cultura y conocimiento del mundo

Ser un docente bilingüe permite un acercamiento a la cultura de un segundo idioma con ojos diferentes y dejar la visión de turista para adquirir la de un nativo, lo cual potencia la comprensión y facilita la asimilación de los conocimientos. Esto posibilita ser un ciudadano de mundo, y comprender mejor nuestra cultura y la de los demás, comentó el director académico.


Fortalece la sociabilización

Una de las más enriquecedoras ventajas que puede tener un docente bilingüe es la de poder comunicarse con profesionales de otros países, demoliendo así las barreras del idioma. El sociabilizar e intercambiar conocimiento con gente de otros países y que tenga una lengua distinta ayuda conocer más a fondo su cultura y aplicar lo aprendido a una enseñanza más completa y globalizada. No hay nada más enriquecedor para una clase que nutrirla de ejemplos reales y estos, en gran proporción, nacen de compartir historias entre personas de diferentes partes del mundo.


Vigoriza la salud mental

Hay varios estudios que han logrado comprobar que conocer dos idiomas aumenta la concentración y la plasticidad del cerebro y ayuda a prevenir diversas enfermedades degenerativas como el Alzheimer. Este proceso de aprendizaje necesita que diversas regiones del cerebro participen, como áreas asociadas al sistema cognitivo, lo cual se traduce a un ejercicio mental que cuida la salud de la mente y acelera la asociación de ideas. El cerebro de un docente bilingüe se mantendrá activo para transmitir sus conocimientos al salón de clases.



Ayuda a conseguir un mejor empleo

Por último, es indudable que el dominar dos idiomas te convierte de inmediato en un docente mucho más atractivo para cualquier tipo de organización. El poder comunicarse en otros idiomas, como por el ejemplo el inglés, aumenta la competitividad y las oportunidades laborales, señala el profesor Valladares.

Las empresas priorizarán a un candidato que pueda comunicarse con fluidez en otro idioma, ya que las instituciones tienen como diferencial ser cada vez más globales y menos locales.  Además, el docente bilingüe podrá acceder a un mejor sueldo, si cuenta con una certificación internacional, como el TOEFL, Michigan, iTEP, APTIS entre otras.


En conclusión, son muchas las ventajas que se tienen al ser docente bilingüe ya que podemos aumentar el alcance de nuestras posibilidades profesionales y usar el idioma como mecanismo para tener un mejor estatus cultural y un mejor estilo de vida.
8 visualizaciones0 comentarios